El hombre de San Petersburgo

2019 parece que va a ser el año en el que lea pocas novedades y me dedique a revisar obras de hace años, es el caso de El hombre de San Petersburgo, de Ken Follet, escrita en 1982.

Para ubicarnos, estamos en los momentos previos a la Primera Guerra Mundial, en 1914 (por si alguien no recuerda) y en Londres con tres personajes clave: Lord Walden, Winston Churchill y el príncipe Orlov. El objetivo es buscar pactos para que Rusia se posicione con Inglaterra antes del estallido de una guerra que ya todos ven como inminente.

El caso es que, si bien la guerra es la excusa, aquí lo que interesa es la mujer de Walden y un misterioso personaje llamado Feliks que parece que a la dulce y recatada Lydia, señora de Lord Walden, le hace tilín. El tal Feliks tiene un pasado de penurias en la Sibera de principios de siglo y como que ha perdido la ilusión de vivir y sólo respira para vengarse.

Al grano: Walden, Churchill y Orlov están que si pacto, que si me das más, que si no, que si me quedo con esta parte de Europa, que si te piensas que me chupo el dedo, que si para ti la perra gorda y mientras tanto Feliks que si mato a Orlov, que si se me escapa, que si me despisto porque aparece Lydia.

Vamos, un drama interesantillo para leer en la playa.