Medio rey – El mar Quebrado I

Medio rey, El mar Quebrado Joe Abercrombie
Siempre hay una manera. De morir o de sobrevivir…

He vuelto a Joe Abercrombie un par de años después de engullir La primera ley (pendientes aún las reseñas de esos libros, anotado para hacerlo antes de fin de año) para lanzarme sin red al mundo de El mar Quebrado.

Mientras escribo estas líneas estoy a medidas de Media Guerra, pero no quería esperar más porque el universo de Abercrombie es tan complejo que los personajes se difuminan de un libro a otro, y no quería olvidar detalles.

Al lío, Medio rey, la primera parte de la trilogía de El mar Quebrado nos lleva de viaje tras los pasos del desventurado Yarvi, un hombre que podría haber sido rey si no le hubieran traicionado malamente en el seno de su propia familia (no digo quién porque se pierde la gracia si sabes quién traiciona primero). Recomiendo tomar nota de los nombres que van saliendo en cada capítulo para no volverse loco a medida que avanza el libro, que luego te pierdes con los bandos y con quién va cada uno.

Gettlandia, Vansterlandia, Trovenlandia, Sagenmarka son países a tener en cuenta (el mapa que incluye el libro ayuda a entender cómo se mueven los personajes) en el viaje de Yarvi en busca de venganza. Porque es de primero de crear historias: tiene que haber un protagonista que no lo parece, una traición, una venganza que aquí se hace con juramento-sol y juramento-luna (que es como decir lo juro mucho y de verdad y no voy a parar hasta que te la devuelva, majete).

Yarvi es traicionado, vendido como esclavo y sufre mucho porque es poquita cosa. Acaba en un barco a las órdenes de una capitana que está completamente ida por las orejas, como una cabra, loca perdida. Lo bueno es que en el barco hay otros compis de remo que están peor que Yarvi y se convertirán en sus amigos (ojo a Nada, pobrecito, qué mala vida)

Como a Abercrombie le gustan los quiebros más que a un niño una piruleta, te hace viajar por un montón de sitios a lo loco porque así aprovecha para explicarte el mundo del mar Quebrado, sus países, sus historias y traiciones, fundamental para poder entender y no perderte en el resto de la trilogía. Porque Yarvi, Anhram, Jaud, Rulf, Sumael, Shadikshirram son excusas, árboles de un bosque que agitan sus ramas al son de vientos y huracanes con nombres de reyes, reinas doradas, clérigos que manejan el mundo en su particular batalla por intereses inciertos. Y de batallas está llena el libro, porque creo que no hay cosa que guste más a JA que inventarse formas de matar, contadas al detalle, sin prisa, quitándote el aliento al pasar cada página, sufriendo por saber quién morirá en este capítulo, quién llegará al siguiente.