Casa de Tierra y Sangre, Ciudad Medialuna I

Sarah J. Mass inicia una nueva saga con Casa de Tierra y Sangre en la que su evolución como escritora tras ACOTAR es más que significativa a lo largo de sus 800 páginas. El ritmo y la construcción de la historia me ha pareceido tan adictivos que he terminado el libro en una semana, no podía dejar de leer la historia de Bryce Quinlan y Hunt Athalar en esta edición de Alfaguara en la que echo de menos el mapa de Lunathion y una mejor presentación de los capítulos (qué pena que la falta de cariño en ediciones de libros con tantos matices como promete Ciudad Medialuna I (Crescent City) cercene la posibilidad de una experiencia completa.

En fin, al grano, Bryce Quinlan está dispuesta a descubrir al asesino de su amiga Danika Fentyr y su manada. La joven medio fae medio humana disfrutaba de una vida sin complicaciones reducida a trabajar en la galería de arte de Jesiba y a salir de fiesta hasta perder el sentido con Danika y sus amigos. Todo cambió el día que encontró los cuerpos de sus personas favoritas completamente destrozados. Bryce, con el corazón destruido, sigue adelante como una autómata, una cáscara vacía donde antes todo era luz y amistad.

Dos años después, los asesinatos, con similares características, vuelven a ocurrir en Ciudad Medialuna, gobernada por el arcángel Micah, dueño y señor de Hunt Athalar, un ángel caído tras el levantamiento que llevó a su escuadrón a luchar contra los Astarii y acabar con su gobierno de terror y sumisión. Athalar es obligado a vigilar a la joven Quinlan: los asesinatos suceden cuando ella está cerca de las personas objetivo.

Algo no va bien y el gobernador de la ciudad quiere que se haga limpieza, se dé con el asesino y todo vuelva a la normalidad.

Athalar y Quinlan tendrán que trabajar juntos (es un decir, porque nuestra medio fae medio humana va a su aire jotero y pasa bastante de las normas) para dar con el demonio asesino. Pero detrás de esto hay mucho más, mucho mucho. Historias familiares y secretos escondidos, ángeles caídos obligados a servir como esclavos hasta el fin de sus días por el simple hecho de haber intentado cambiar las cosas.

En Ciudad Medialuna el equilibrio está a punto de saltar por los aires. ¿Cómo es posible que en un lugar en el que conviven fae, hombres lobo, metamorfos, brujas, hechiceras, demonios y otros seres de lo más variopinto pueda seguir en equilibrio?

Maravilla de lectura, sobre todo, como decía al principio, al ver la magnífica evolución de Sarah J. Mass desde Una Corte de Rosas y Espinas, Una Corte de Niebla y Furia, Una Corte de Alas y Ruina, Una Corte de Hielo y Estrellas y Una Corte de Llamas Plateadas.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s